viernes, 25 de noviembre de 2005

¡¡¡¡Huelga!!!!

Resulta que esta mañana me levanto tan campante, con menos sueño de lo habitual porque ayer me acosté a una hora decente (después de ver esa graaaaan película, Tomb Raider II, cómo se puede ser tan malo), y enciendo la radio, esperando oír la canción de Madonna para que me alegre el día... pero en lugar de oír eso, resulta que lo que oigo es que se ha convocado una huelga general, de transportes y de todo... ¡Joder! Que esta tarde tengo que coger un avión!!! A ver, ayer ya sabíamos que había huelga de operadores de Alitalia, pero yo comprobé el mío y no le pasaba nada, porque yo vuelo con Vueling: efectivamente, esta mañana el vuelo va estupendamente. Pero cómo demonios llego yo a Fiumicino, que está lejísimos!! Y además no existe la posibilidad del taxi, porque la carretera va a estar fina... Menos mal que al llegar a la ofi he mirado en internet (de verdad, que lo del link en la página del minitserio es muy fuerte: tienen huelgas planeadas hasta la primera semana de febrero!) y he visto que la de transportes públicos es sólo hasta la 13:30... y que en la compañía avisan que puede haber retrasos... y recomiendan llevar sólo equipaje de mano. A ver si justo mi maleta va a pasar por delante del pavo que está en huelga y la tenemos...
Bueno, voy a ver si respiro tranquilamente durante toda la mañana, y no me pasa nada más. Ayer fue un día de locos... que digo yo que si todo el mundo hiciera lo que tiene que hacer cuando tiene que hacerlo, y no un mes después, pues luego no habría rechinar de dientes. Desde luego, o no valgo para funcionaria, o resulto má eficiente (y más cabreada) que la media. Y está entrando un montón de trabajo para la primera semana de diciembre... a ver que sale de todo esto.

jueves, 24 de noviembre de 2005

Un día y contando...

Es jueves por la mañana; mi día preferido. No sé por qué, los jueves siempre tenía buen horario de clases, me gustaban las asignaturas; en el instituto era el día que tenía periódico... además es el día en el que realmente se aprecia la cercanía del fin de semana, porque los viernes (al menos los míos) son cada vez más improductivos [Bueno, he de aclarar que en este trabajo mío, unos días son productivos y otros no...], y luego como el viernes por la noche ya no es de crápulas salir, pues parece que es menos día laborable. En fin, que mi día favorito es hoy.
Hoy además empiezo el curso de fotografía, si es que no me llaman otra vez una hora antes de que empiece para decirme que se pospone. Por otro lado, bien, porque hasta que no pase por Madrid, no puedo pasar a por mi cámara reflex estupenda. Y eso que estoy cogiendo un impresionante dominio de la cámara digital! Pero Roma se merece algo más...
La verdad es que esta semana estoy muy emprendedora (veremos si la semana que viene cuando vuelva, vuelvo con ganas!), me he apuntado a un montón de cursos de formación a distancia, cortesía del ICEX: a ver si aprendo a manejar excel como es debido, ahora que he superado mi trauma con él. Y power point... la verdad es que si hago el cursillo, es para sufrir, porque no lo uso, y voy a aprender todas las cosas que no supe hacer para las presentaciones del máster tapadera... pero bueno. Siempre se aprende algo, digo yo.
Y ya sabeis todos cómo me molesta perder el tiempo!
Ayer hice yoga por primera vez. Jolín, qué sufrimiento; me dí cuenta de que no tengo equilibrio (lo que no obsta para que la culpa de mis caídas en la pista de baile no sean culpa mía, vamos a ver), o de que, más bien, me hace falta quince o dieciseis lecciones como las de ayer. Por lo menos la postura de la cobra me sale.
Bueno, y hoy tengo un montón de cosas que hacer... esta tarde, quiero decir. Entre ellas, la maleta... parece que el fin de semana va a ser intenso. Je je je.

lunes, 21 de noviembre de 2005

Frío polar...

Vaya frío que hace, de repente... esta mañana marcaban los termómetros un grado. Y yo pensando que lo que decían las noticias no era más que la exageración habitual de los periodistas italianos... pues va a ser que no. Ya durante el fin de semana hacía mucho más frío que durante la semana pasada, pero esta mañana es exagerado (repito, para Roma).
Así que escribo este post con los pies congelados, y sorprendida por los comentarios que he recibido por el post anterior, sea en el blog que en persona (la mayoría, a ver si perdeis el miedo escénico a escribir comentarios, leche)... ¿no puede una tener un momento de indecisión? ¿Tan segura de mí misma y tan alegre parezco que no puedo quejarme de que es difícil definir el proprio destino? Bueno, pues que sepais que si que me da miedo el futuro, como a todo hijo de vecino.

Hoy me llegan noticias espectaculares de mi red humana en todo el mundo, es decir, los becarios repartidos por el planeta.. primero, las climáticas, hoy está nevando en Ankara y lloviendo en El Cairo! En Oslo como ya llevan dos semanas en la nieve, ni se dan cuenta... lo que más me divierte de recibir estos mails del mundo es que la gente te dice que se va a comer a las tres de la mañana, o te desea buen fin de semana el lunes, porque te llegó el viernes por la noche. Curioso curioso. Por no hablar de los de Beijing, que todavía no saben qué van a comer cada día porque no pueden descifrar los menús de los restaurantes...

Y en una dinámica más cotidiana, este fin de semana ha sido relativamente productivo: hemos logrado arreglar la cisterna de casa! Parece una tontería, pero no lo es, pensadlo bien. Resulta que a pesar de que el fontanero me había dicho que era una cuestión de tuberías y había que abrir, sólo había una pieza despegada, y había que pegarla. La de cosas que se arreglan con una escalera... además, también tenemos luces en el techo, que es un alivio, la verdad. Así que la casa ya definitivamente no parece la de Esta casa es una ruina, sino una casa normal. Incluso tenemos teléfono!!! Después de innumerables llamadas a Telecom, e innumerables esperas, ya funciona!!! No sabeis la ilusión que me hace correr por el pasillo a cogerlo (espero no escurrirme nunca mientras doblo el ángulo!). Claro, que cuando llaman mis padres es un show, porque por razones que escapan a mi comprensión, no me oyen... pero también eso se solucionará con el tiempo... tengo fe.
En cuanto a salir, no ha sido un fin de semana muy revelador, la verdad. El sábado nos confundimos con la hora del partido, y no lo vimos (menos mal, porque me hubiera cabreado muchísimo, panda de mantas indecentes que son. Menos mal que yo soy del Getafe). Con lo cual nos fuimos al bar de siempre, con la intención de quemar Roma a lo Nerón, pero nos aplatanamos y acabamos en casa, viendo bromas en el ordenador de mi compi el informático. Eso sí, hasta las cinco de la mañana. Es que tenía que superar el trauma de no haberme podido apuntar a las clases de danza del vientre en el gimnasio (ahora que ya no tenía agujetas...).
Lo bueno, es que he descubierto un nuevo hobby! Cuando el Uapero D me explicó como se ponían cosas en la plantilla del Blog de la UAP, no sabía que estaba creando un monstruo. Desde entonces le he estado dando vueltas a lo del HTML, y este fin de me he puesto con ello... además de parecerme super divertido, es práctivo, y he decidido que me voy a hacer una página web... Internet me parece cada día una cosa más fantástica. De todas formas, como quiero que sea una cosa bien hecha, no creo que la tenga lista antes de principio de 2006, porque además necesito pasar por León a coger cosas de mi ordenador... pero, la cosa marcha... jejeje.
Por otro lado, en el trabajo no hago más que acordarme de aquellas clases de Derecho Constitucional de la facultad; esos Aguiar, Pajares y la mala pécora del lunar que se llevó a tanta gente a cuarta, con los derechos fundamentales. No es por hobby, es que estoy haciendo un informe sobre la reforma constitucional italiana (que tienen un pollo montado como el del estatut), que es más la polémica que otra cosa, porque están organizándola como la española (que a mí no me parece tan mala, oiga). El tema es la transferencia de competencias a las regiones... pero Italia dará su opinión, porque en noventa días tiene que haber un referéndum (y ya veremos la participación, porque de momento nadie ha explicado claritas las reformas). Entre eso, y las elecciones, este va a ser un año divertido.
Y me niego a hablar más de política internacional; me cansa oír de las andanzas de Bush en China, que es de lo único que hablan aquí. Menos mal que los iraníes han perdido el mapa y ya no nos bombardean.

jueves, 17 de noviembre de 2005

Time goes by, so slowly...

Era irremediable, inevitable, predecible e inexorable. No sé cuando dejó de ser una elección y cuando se convirtió en lo ineludible. En algún momento de mi vida, algo cambió, se giró y cambió el cariz de todas las cosas... Si hubiera sabido cuando estaba sucediendo; si en aquel preciso momento hubiera echado a andar en dirección contraria, lejos de tí, si entonces hubiera sabido predecir lo que era absolutamente claro...
Sólo un instante menos, una palabra de más o evitar el gesto justo en el momento preciso.Sólo... la vida no carecería tanto de sentido, y no sería capaz de apreciar lo que no tengo...
¿Dónde estás?

miércoles, 16 de noviembre de 2005

De vuelta a las mandarinas...

Hoy estamos inmersos en el fin del mundo otra vez. Esta noche parece ser que ha caído una tormenta tan sumamente fuerte que se han caído un montón de árboles (estamos por establecer dónde, porque cada periódico y cada radio dicen un sitio distinto!). Yo la verdad es que ni me he enterado, me estoy empezando a acostumbrar a los ruidos nocturnos tales como rayos y centellas. El caso es que hace un día negro, que no gris, negro. Y lo más inquietante es que no hacen más que pasar coches de policía y ambulancias (o sólo coches de policía, yo personalmente no los distingo por el sonido) por nuestra calle, y como está atascada, se quedan con la sirena a todo volumen durante lo que parecen horas. Yo me pregunto, ¿les hacen a los policías y a los bomberos alguna clase de entrenamiento especial para que no oigan ese ruido infernal...?), y hasta helicópteros, lo cual es todavía más raro, porque como estamos tan cerca del Vaticano, es una zona de tráfico aéreo restringido.
En fin, tan cercados como estamos de las amenazas globales extrañas y surrealistas (tipo Irán acusa Italia de haber matado al mártir Edoardo Agnelli, que es como para un tabloid) habrá que acostumbrarse a no pensar que de verdad esta vez se acaba el mundo cada vez que uno ve mucha policía por la calle. O militares, que se ven muchos también...
En medio de este maremágnum, y empezando la que promete ser mi semana normal durante la estancia en Roma (que ya está bien que la defina, hace más de un mes que llegué; pero por otro lado, entre visitas y viajes no sé cuántas de estas voy a tener), me asaltan las preguntas existenciales de siempre. Es triste que se venga uno a Roma huyendo de ellas, y se las encuentre aquí esperando, como una muñeca maldita de las de las películas de miedo (por asociación de ideas, no veais Dark Water, qué mal rollo, por favor). Claro, que se trata de eso, de una maldición.
El otro día me mandaron un artículo que define una nueva especie social, los mileuristas, que no pongo aquí porque es demasiado deprimente, acerca de la clase de recién licenciados que se tienen que conformar con un suelo de 1000 € después de haber estudiado una carrera (o dos!)y que no pueden planificar su vida con tranquilidad debido al precio de la vivienda, a la inestabilidad general de los trabajos (porque además de los mil euros, no son trabajos fijos, etc...) y demás circunstancias de la vida, como por ejemplo, que las películas de Meg Ryan no nos convencen como antes (básicamente, no nos engañemos, porque La vita non è un film, por más que en Hollywood se empeñen en demostrar lo contrario). En realidad, estos mileuristas son lo que antes eran J.A.S.P, que no caló tanto... Siempre he querido excluirme de este grupo, la verdad. No por lo de los mil euros (que también tengo intención de evitar, ya veremos si puedo cuando me toque trabajar de verdad, después de dos años y pico de becaria), sino por el momento "ahora toca comprarme casa", "ahora toca casarme", etc... Creo que fundamentalmente, es que queremos la misma estabilidad que tenían nuestros padres con respecto al futuro (dependiendo de la generación de padres en cuestión, pero en general), pero nos encontramos con una situación muy distinta. Y lo que no puede ser no puede ser y además es imposible. A pesar de que hoy tengo los mismos años que mi madre cuando tuvo su primer hijo (mi entrañable Chache), ¿cómo voy a pensar yo en tener hijos ahora mismo? Y no sólo porque intento hacer una carrera en algún sitio... que también.
Claro, que es muy difícil cambiar las expectativas de toda una generación (o de varias, según se mire... yo diría generación en términos de los que hemos vivido Barrio Sésamo y/o Los Mundos de Yupi). Todo ello crea una cierta sensación de estar siempre en precario ¿no? Es muy difícil adaptarse a las estructuras que cambian bajo nuestros pies... y lo digo la primera, que desde el año 2002 estoy estable en ningún sitio.
Y en este contexto, dónde demonios encuentro la fuerza para decidir qué es lo que quiero hacer de mi vida? Si la incertidumbre que ya de por sí caracteriza la vida real (fuera de los entornos ciertos que tanto nos reprochan a los economistas, o ecónomos, depende de quién hable) se multiplica tanto, cómo puede uno tomar decisiones con una cierta... coherencia?
La respuesta que me viene a la mente espontáneamente, es que da igual lo que se haga, porque cualquier cosa es igualmente susceptible de salir bien o mal... Pero eso me deja como al principio, la verdad. Consuelo cero.
¿Dónde está el camino de baldosas amarillas?
¿No sería mejor que cuando de pequeño dices que quieres ser bombero, te hicieran firmarlo? Claro, eso limitaría mucho la libertad más adelante, la verdad...
Estos días, recuerdo especialmente aquella iluminación divina que tuve viendo una película de las tres y media de antena tres (de esas absurdas, de psicópatas absurdos que se solucionaban en diez minutillos y siempre tienen alguna lección moral muy mal oculta), y me pregunto dónde perdí la inspiración... Claro, que igual me confundí y no era una iluminación divina, sino una imaginación demoníaca destinada a confundirme... Who knows?
Miro por la ventana y veo que, milagrosamente (no obstante, estamos al lado del Vaticano), ha salido un rayito de sol entre las nubes negras. Será mejor que me deje de cuestiones existenciales y las deje para cuando miro (que no veo) le techo por las noches.
Esta tarde, toca gimnasio. De lleno en la generación de los mileuristasy tribus urbanas afines.

lunes, 14 de noviembre de 2005

Si tú no estás

Me acerco a tí mientras sueñas tus sueños inquietos. No hay nada más hermoso. En el medio de la noche, mientras respiras y te mueves suave, imperceptiblemente. Veo el reflejo de la luz tenue en tu piel, y puedo imaginar tus ojos, aunque los tienes cerrados. Me tiendo junto a tí, observándote mientras duermes, no existe nada más fascinante. Sé que cuando abras los ojos no me verás, ni sentirás las caricias que estoy reprimiendo ahora... pero hasta ese lejano instante, puedo probar a deslizarme en tus sueños. No hay nada que me haga tan feliz.

No quiero estar sin tí
Si tú no estás aquí me sobra el aire
No quiero estar así
Si tú no estás la gente se hace nadie
Si tú no estás aquí no sé
qué diablos hago amándote
Si tú no estás aquí sabrás
que Dios no va a entender por qué te vas
No quiero estar sin tí
Si tú no estás aquí me falta el sueño
No quiero andar así
latiendo un corazón de amor sin dueño
Si tú no estás aquí no sé...
Derramaré mis sueños
si algún día no te tengo
Lo más grande se hará lo más pequeño
Pasearé en un cielo sin estrellas esta vez
Tratando de entender quién hizo
un infierno el paraíso
No te vayas nunca porque
No puedo estar sin ti
Si tú no estás aquí me quema el aire
Si tú no estás aquí no sé...


Si tú no estás
Rosana

Lunedì alla mattina

Después de una semana de semivacaciones gracias a mi visitilla, vuelvo a la rutina (que, en puridad, todavía no he establecido, no por falta de tiempo sino por diversas conjunciones astrales). Hoy tengo planes: después del trabajo me tengo que ir corriendo a la maldita oficina de Citibank (que seguro que tienen el cajero roto o algo de eso, porque ya me los conozco) para poder pagar el gimnasio, que los muy cutres no tienen pago con tarjeta.
Además parece que amenaza lluvias torrenciales otra vez... porque aquí no se conforma con llover un poquito, no, aquí parece el fin del mundo cada vez que caen cuatro gotas. Entre las zanjas provocadas y las accidentales, y la cantidad de calles que están en cuestecilla imperceptible con el buen tiempo... no me extraña que de la Roma antigua quede lo que queda, el desgaste por agua es brutal. Yo le pondría un plastiquito al Colosseo por si acaso.
Pero bueno, que llueva mientras estoy en la oficina, y no mientras sea fin de semana: ayer aproveché la inercia de toda la semana andando y que hacía buen tiempo (aunque hace frío ya, no os lleveis a engaño; al final me van a venir muy bien las bufandas de regalo) y me fui a andar. Mi intención inicial era ir al mercadillo que ponen los domingos en Campo dei Fiori, pero cuando llegué allí, el laberinto de calles antiguas ejerció su encanto sobre mí y me dejé llevar por ahí, sin fijarme mucho donde iba. Encontré un puesto estupendo de libros (que seguro que no volvería a encontrar ni bajo amenaza de muerte, es una pena), un montón de niños en bici y al final llegué hasta el Teatro Marcello y la Piazza della Bocca della Verità, precioso todo y lleno de turistas, muchos de ellos españoles, como bien sabeis los viajeros.
Todo eso me llevó, mientras lograba entenderme con mi cámara (con un cierto éxito, ya veréis cuando empiece el curso de fotografía!), a las dos pasadas de la tarde, y aunque pensaba irme a casa, poner la lavadora y leer tranquilamente el periódico, pues no; resulta que me avisó mi compi R de que había una excursión super interesante en el centro, para ver la Chiesa della Maddalena y escuchar su explicación mistérica (a lo Jaime Alvar, un poquito que se le iba la pinza al hombre) en relación con el Grial. Nada más lejos de Dan Brown (ya sabeis mi animadversión hacia el tarado que escribió El Código Da Vinci), resultó de lo más interesante e instructivo. Además, nos enteramos de que el Pantheon era poco menos que una entrada a los infiernos desde el centro de los pantanos que rodeaban Roma (me los puedo imaginar.. aaagh)... curioso.

Después de sentirme realizada como persona durante todo el día, volví a casa (logramos atinar con un autobús que nos llevaba a casa desde la Piazza delle Cinque Lune, que me encanta el nombre, tenía que ponerlo, al lado de Piazza Navona) a poner efectivamente esa lavadora. Este fin de semana he descubierto dos cosas con respecto a ella: una, que desde que nos han puesto la calefacción, la ropa no tarda una semana en secarse, y dos; que si pones unas medias azules a 90º, te sale toda la ropa azul. Me he quedado sin ropa blanca de un plumazo... (lo cual me obliga a irme de compras, qué dolor). Si estuviera en China genial,porque no tendría luto. Pero aquí, francamente, me molesta un montón... en fin. A ver si con un poco de lejía... se aceptan sugerencias.

También he tenido la santa paciencia de poner nombre a todas las fotos que hemos hecho estos días (no me preguntéis cuántas, muchas), y me he asombrado con la capacidad para poner caras de algunos personajillos... las mejores, las de la serie "Pasarela Romana" (por no hablar de las nocturnas en antros como el Blob y sobre todo, el Whai Thai), que vereis publicadas en este blog en cuanto pueda. Al menos en versión resumen.

Hablando de publicar... el internet en casa se aleja... viva Italia! Llevamos exactamente dos semanas con/sin teléfono en casa. Parece ser que después de estar esperando a que viniera el técnico a casa a ponerlo (que dejó el descansillo lleno de cables), resulta que activó otro teléfono que no era el nuestro; nuestro querido informático A ha llamado tropecientas mil veces al 187 atención al cliente, pero sospecho que no nos hacen ni caso, es más, nos ignoran deliberadamente. En algún momento antes de octubre del año que viene tendremos teléfono... o no.

Y ahondando en la idea del caos eficaz (más o menos, se puede decir que las cosas acaban por funcionar en algún momento, generalmente cuando ya no son útiles), a quien le interese la columna de Maruja Torres de ayer del suplemento de El País:Romanamente feliz. Que por cierto, este finde vendían Azul, y se me ha olvidado escribirle a mi ingeniera favorita para que me la comprase...

La buena noticia de esta mañana (todavía no estoy amargada por las de los periódicos, que todavía no me he puesto al tajo) es que mis compis han sugerido que nos mandemos postales entre nosotros, para tenerlas de todo el mundo... así que me tengo que bajar al centro a comprar un saco de postales del Coliseo!!

jueves, 10 de noviembre de 2005

Un instante

Cuando las palabras las dicen los demás, nunca nos suena igual que cuando las decimos nosotros... Hoy es un buen día.
Me miras como siempre desde tu rincón de la memoria, atrapado en ese momento feliz, y me dan ganas de devolverte simplemente la sonrisa, sin pensar en más. ¿Cuántos significados puede tener tu sonrisa? La he visto tantas veces, y aún así pienso que nunca será mía del todo... que siempre hará un significado nuevo en ella... Te miro en la imagen y pienso en qué movimientos hiciste justo después, y te recuerdo tal y como eras entonces; puedo imaginarte aquí, pero qué estabas pensando en ese momento?
Extiendo mi mano para tocarte y no puedo... ojalá todo fuese distinto, me digo. Pero no sé como querría que fuese, amor. Sólo sé que mirar tus ojos, que se quedarán ya siempre con esa expresión radiante, y tu sonrisa, que permanecerá como un instante feliz como si todos lo hubieran sido, es como perderse en un sueño.

Come l'odore dell'erba appena tagliata
come il caldo dei raggi del sole
come bagnarsi nuda nel'acqua salata
come un gelato al gusto di limone
come l'odore di caffé e brioss
come raggiungere un treno che parte.

Ero innamorata,
come una bambina incapricciata
come una domenica al letto tutta la mattina
come una passegiata nella rambla dei fiori
come dire di nascosto parole vietate
come tuffarsi fra i pesci di colori
come la luce delle candele tremando
come una orchestra di corda suonando

Ero innamorata,
come una bambina incapricciata,
ero davvero innamorata,
non vedevo il mondo che mi circondava.
Come la luce delle candele tremando
come una orchestra di corda suonando
ero innamorata,
come una bambina incapricciata,
ero fuori di me,
completamente impazzita,
e non so come dire che tu mi hai fatto revivere.
Innamorata.

Amaral

miércoles, 9 de noviembre de 2005

Aprovechando que puedo postear...

Miro las noticias, y me parecen incluso peor que de costumbre, en Francia están en guerra campal, en Bélgica y en Alemania parece que a la gente también le dan ataques... Irán se dedica a decir que hay que borrar Israel de la faz de la tierra y que Italia es un objetivo prioritario para ello (de lo que he entendido, es porque Edoardo Agnelli, en realidad era musulmán convertido y le mataron para que no heredase... me parece incluso peor que lo de Lady Di...). En España se dedican a pelearse en el Congreso, que el debate tiene que estar siendo un espectáculo...
Por lo menos esta semana no ha habido ningún huracán destructor, aunque aquí de vez en cuando llueve como si fuera el diluvio universal...
Lo único realmente bonito del día ha sido recibir la canción de Spinal Tab.
Me voy a casa a pensar cómo puedo convencer al consejero ys obre todo al ICEX, de que es absolutamente necesario para el futuro de España que yo haga una investigación sobre la entrada de Malta en el SME.
Y a ver como ejercemos de turistas esta tarde...

Vacío

Hoy he vuelto a soñar.
La niebla me rodea, ocultando el mundo... es como el aliento del dragón dormido, como en un cuento ancestral. No veo nada, pero no me inquieto, porque no hay nada más allá; todo ha pasado. Han pasado el dolor, la tristeza, la añoranza y la pérdida. También han pasado la alegría, la esperanza y la risa. El silencio, que está lleno de ecos... La oscuridad, que está llena de reflejos de luces pasadas... Sé que hubo estrellas, pero ahora no hay nada. Estoy tranquila, puedo imaginar que caminas a mi lado, y concentrarme en el ruido de los pasos que darías si estuvieras aquí conmigo. Si cierro los ojos, siento tu mano en mi mano, casi puedo tocarte.
Entonces la luz del sol se filtra por la ventana y me acaricia la piel, me aleja de la niebla y de tu imagen. No quiero abrir los ojos todavía, no quiero moverme, porque puede que vuelvas... sé que no volverás, pero, pobre idiota, aún tengo la esperanza.
Y te imagino, levantado en medio del silencio de la noche, mirando las estrellas lejanas, ajenas a nosotros. Las mismas estrellas que habían desaparecido en mi sueño. Veo tu silueta recortada frente a la ventana, puedo amar cada detalle de esa sombra y recordarlo, y sentirme feliz como en ese instante, cuando abrí los ojos y te vi.
Sólo son sueños, lo sé, pero cuánto duelen. Querría dejar de soñar, igual que querría no buscarte en cada persona. Querría poder distinguir lo que fue real de lo que no.
Pero eres el imposible... querría estar en mi sueño, en el vacío sin fin, sin recuerdos.

We are the children who grew too fast
We are the dust of a future past
We raise our voices in the night
Crying to heaven
And will our voices be heard
Or will they
Break Like The Wind

We are the footprints across the sands
We are the thumb on a stranger's hand
We made a promise in the night
Swearing to heaven Is this a promise we keep
Or one we
Break Like The Wind
Hey!
We are the guests who have stayed too long
We are the end of the endless song
We send our hearts into the night
Soaring to heaven
And will out hearts still beat on
Or will they
Break Like The Wind
Ooh, Break Like The Wind.

Break Like The Wind
Spinal Tab

Ya puedo escribir desde mi ordenador!!!

Bueno, qué grata sorpresa... Resulta que ya hoy, por fin, que logro averiguar cómo se mandan los posts por email (que la verdad, es super cómodo), entro en blogger y averiguo que además ya puedo escribir desde el trabajo!!! Estupendo, así entre informe e informe puedo volver a mi actividad bloggera y colgar posts ligeramente más asequibles en cuestión de longitud, que no haya que imprimirse y llevar en el metro.
Lo único que me queda es arreglar el post pasado, que se me debió estropear al hacer el copia y pega, porque falta un trozo importante... no os preocupeis, que lo arreglaré en cuanto logre poner el USB en mi ordenador (que está por ver, porque creo que solo tiene uno, y es para el teclado...)
Resumen semanal: la semana pasada fue bastante tranquila, con la fiesta del martes; siempre me han gustado las semanas laborales de tres días, la verdad.
Por lo demás, tranquila. Los incidentes habituales al intentar cruzar la calle y esas cosas. Y por fin hemos descubierto un lugar donde dan un aperitivo decente...
También, una semana caracterizada por el programa que marcará nuestra estancia aquí; Al posto tuo, que ya he hablado de él. ¡Es un auténtico vicio! A mí que no me gustaba la tele basura, por favor... nos pasamos el programa pensando cuál va a ser el próximo Colpo di scena, porque esto siempre va de infidelidades imposibles, de amigos que traicionan y se sienten traicionados, de familias que se meten en la vida de los demás.. auténticos dramas rurales interactivos, porque el público (que deben ser todos psicólogos), opina sobre las decisiones de los protagonistas, que de todas formas hacen lo que les da la gana (como la vida misma). Total, que estamos enganchados.
En cuanto al trabajo, fuí a mi primera reunión previa al ECOFIN, que fue muy graciosa; con representantes de los 25 países poniendo cara todos de no ser de su país... como si a las alemanas y a las portuguesas no se les notara... lo que no sé es cómo me dejaron entrar, porque se me olvidó el pasaporte... como en el aeropuerto, puse cara de buena y les dije que yo era yo... y me dejaron pasar! Y no revelo más, que igual es información sensible y me echan.

El sábado llegó mi primera visita oficial, compuesta por los mostoleños de moda. De momento hacía mucho tiempo que no me desternillaba tanto y tan seguido, y eso que ya sabeis la facilidad que tengo yo para reírme sin contención ninguna. Claro, que seguramente influyen las pocas horas de sueño, porque yo es que en cuanto tengo sueño, todo me parece gracioso... ¿será un mecanismo de defensa para irme siempre feliz a dormir y soñar sólo cosas bonitas??
El domingo nos cayó el diluvio universal mientras caminábamos hacia casa... En mi vida había estado tan mojada, de verdad. De hecho, llegó un momento en que tuvimos que cruzar un auténtico torrente, con el agua hasta los tobillos. Claro, íbamos tan mojados que no notamos la diferencia... Mis zapatillas todavía no se han secado! Y eso que ahora sí que hace sol...
En resumen, nos lo estamos pasando genial... Ay, esas clases de italiano apresuradas, y esos momentos foto... (que no sé las que llevamos, pero en cuanto averigüe cómo colgarlas, alguna pondré para que os riáis un ratín). Anoche hicimos spaghettinegros (hechos con tinta de sepia) que tenían una pinta un poco rara, pero estaban buenos... aunque nos decepcionaron un poco, porque donde estén unos buenos chipirones...

martes, 1 de noviembre de 2005

Día horrible

Mis palabras carecen de sentido cuando pienso en tí. Siempre pienso en tí. Mis palabras siempre carecen de sentido.
Hoy, amor mío, es un día horrible.
Hoy, que siento tu ausencia más que nunca, y que para pensar en tí, la mente se me llena de imágenes infinitas que no puedo expresar. Hoy, que ni siquiera soy capaz de oír tus pasos que se alejan de mí, que no sé distinguir las veces que he imaginado tu voz y las veces que la he oído. Hoy, que me rodea la tristeza como una niebla de la que no me puedo deshacer, que me faltan la fuerza para defenderme de los recuerdos, que me dejo llevar por la desesperación... Hoy, que la añoranza me duele fìsicamente.

Llámame cínica si quieres, pero desde que ví tu mirada la primera vez, supe que en ella se encerraba toda mi tristezas; a pesar de eso, no pude resistirme mientras el mundo se desvanecía a nuestro alrededor. Aún recuerdo aquella primera tarde pensando en tus palabras y en tu voz. Aún te recuerdo entonces, y los escalofríos invaden mi alma, porque no hay nada más lejano en mi ánimo que los sentimientos alegres de aquella tarde, por haberte encontrado. Ahora no me queda nada de eso.. solo me queda la tristeza de no tenerte a mi lado.
Hoy es un día horrible.