lunes, 30 de julio de 2007

Tal día como hoy


Hoy hace un año de otro de los grandes viajes del 2006, que empezó de forma desastrosa y mejoró rapidamente: le petit grand tour du sud de France, Vent violent, soyez prudent, y tantas otras bromas privadas... La promesa de nunca más organizar un viaje con tantas escalas, miles de fotos, de preguntas en el aire, y una pelotilla de agua pijísima rellenada varias veces. Doce horas paseando por Fiumicino mientras tú casi te metías en una cárcel de Lérida... aún recuerdo el tono de voz desolado al teléfono... ¿a Toulouse? Y tú cruzando los Pirineos por carretera mientras yo me cruzaba Europa por el aire... aquel pseudopunky del albergue que nos tomó por los señores L; el susto a las cuatro de la mañana, Nîmes la ciudad fantasma; el camarero más pesado del mundo en Foix, la ciudad que aún no sabemos cómo se pronuncia; el paseo nocturno por las calles de Carcassonne, y la loca que sin duda acechaba en la ventanas de aquel hotel automático; la cena de Andorra, de las mejores que yo he tomado nunca; la playa du Roi en la que no nos pudimos remojar, y el Pont du Gard en el que tampoco nos bañamos, por pardos; dónde se habrán quedado todos los motes que nos inventamos por el camino, y las historias con las que nos partimos de risa?

Recuerdo aquella semana como un respiro tranquilo en medio de un ataque de nervios generalizado en mi vida. Creo que descubrí el secreto de la felicidad en medio de una carretera. Sólo que entonces no supe que aquella paz en el estómago que se queda después de las risas, es felicidad, ignorante de mi.

Cómo echo de menos esa sensación de libertad controlada, una semana por delante, ese cielo maravilloso, y el mapa de carreteras desplegado sobre las rodillas mientras charlábamos sobre el mundo en general y nuestro mundo en particular...


Cuando tenga noventa años, se lo contaré a mis nietos (propios o ajenos)... "cuando era joven, nos recorrimos el sur de Francia en coche (licencia artística que me tomaré)..."



Con esta sensación en la cabeza (y en el hígado), estoy preparando el viaje de septiembre. ¡Sin pensar en que segundas partes nunca fueron buenas, porque de la experiencia se aprende!


Faltan 53 días para la visita más esperada del año...

miércoles, 25 de julio de 2007

Santiago y cierra un ciclo


Dicen de cada siete años, después de mucho pelarse de una u otra manera, la persona adulta ha renovado completamente su piel. Sinceramente, no sé si será verdad... Yo me figuro que algunas partes de la epidermis se renuevan cada menos, mientras que otras, se renuevan cada mucho más... Claro, a estas alturas de la vida, cuando no hacen más que anunciar por la tele geles con peeling, me figuro que el ritmo anda muy alterado, y hay gente que renueva la piel cada verano.

En cualquier caso, tengo esa sensación (no particularmente mala) de ciclos que se cierran. Nada que ver con el hecho de que se me han pelado los codos y los labios (cualquiera que me conozca, sabe que me los muerdo compulsivamente cuando me concentro, así que al menos yo, renovava la piel cada época de exámenes), y me hayan salido tres padrastros. Probablemente esto tiene mucho más que ver con que cuando salgo de la ducha, me da una pereza tremenda embadurnarme con crema hidratante.
Dicho todo lo cual, retomo el tema. Tengo la sensación de que este año se cierran ciclos importantes (y entre ellos no está el de cine peruano, que ha sido un éxito y continúa con Pantaleón y las Visitadoras!! que algunos afortunados recordarán como la última obra de teatro que hizo Tercergrado)... ello no es ni bueno ni malo, en si, sino, como siempre, por la incertidumbre del futuro, la malsana curiosidad por qué vendrá después... Y lo malo de estar en un país sin verano, es que no hay ese tiempo en el que las decisiones se alaaaaargan. Con estas temperaturas de entretiempo, unas veces primaverales, y, desde que empezó la temporada de lluvias, otoñales, las encrucijadas se quedan ahí, a la vuelta de la esquina, esperando con los ojos fijos en una. Decision time, como dice una amiga en el msn (yo en cambio, sigo pensando en Deathly Hallows).
Y ¿por qué tengo la sensación de que se cierran ciclos? No lo sé, pero una señal definitoria de cambio de status es que ayer hice la primera entrevista de trabajo de mi vida. Y me direis: ¿la primera? Si, del lado del entrevistador... es escalofriante....
Probablemente uno de estos días tendré un sueño de esos crípticos y reales producto de mi alterada psique. Al menos no es un mal presentimiento, como tenía en Roma a estas alturas... Dentro de mi cabeza se están formando planes consecuentes, con pasos que cumplir. Nunca me había pasado nada así, las vueltas del camino de baldosas amarillas eran invisibles tras la curva... ahora, en cambio, tengo al menos tres puntos ineludibles en mi agenda, cumplidos los cuales, llegaremos a alguna parte.
Se ha terminado la etapa de las decisiones a trompicones.
Se ha terminado la fase de los cuentos de hadas.
Lo más triste es que probablemente se han terminado más cosas, pero no me he dado cuenta.... El buen presagio es que la última muela del juicio me está terminando de salir... ¿tendrá de verdad aparejado todo mi juicio?

Pequeño propósito de la semana: Terminar de imprimir las fotos que quería para mi cuarto.
Hm, faltan... 59 días para la visita más esperada del año.
Tengo curiosidad por saber la opinión de otros acerca de mi pequeño mundo en el Nuevo Mundo.
Pequeño propósito de fin de semana: Ir al volcán Ipala, que tiene un lago dentro del cráter. a retomar la compulsión de hacer fotos, que ya no soy la que era.

lunes, 23 de julio de 2007

Colorín colorado


Fuera, relámpagos que le devuelven al día la luz que las nubes negras le han quitado, y truenos que hacen saltar las alarmas de los coches, absurdas contra las fuerzas de la naturaleza. Está descargando la tremenda tormenta que ayer no llegó a descargar. Caen las primeras gotas, y las montañas que se ven normalmente desde mi terraza, han desaparecido completamente, cubiertas por el aliento del dragón de los celtas.

Tengo ganas de ponerme los calcetines, acurrucarme en un rincón, y seguir leyendo, mientras a mi lado se enfría el te que me acabo de preparar... quien no ha pasado horas enteras, con las piernas dormidas sin darse cuenta, no sabe lo que es el placer de la lectura. Esa maravillosa posibilidad de meterse en un mundo ajeno y desaparecer de la realidad... vivir con los personajes, sufrir con ellos y alegrarse... echarlos de menos cuando se han ido.

JK Rowling ha tenido la deferencia de dedicarnos Harry Potter and The Deathly Hallows a todos los que hemos acompañado a Harry desde antes del primer día de escuela. Me parece un detalle bonito, porque más allá de haberla hecho la mujer más rica de Inglaterra (más que la reina), al menos yo he disfrutado sus libros hasta perder el sentido del tiempo y la realidad.
Y aunque (atención, el resto de la frase puede ser un spoiler) he acertado con la mayoría de mis predicciones, no estoy decepcionada con el final, porque lo importante de la lectura, como en los viajes, no es el final, sino el trayecto. Y la posibilidad de volver a ese mundo particular en el que no importa nada de lo que hay fuera.
Como todas las cosas buenas (y malas), se ha terminado la colección,y por mucho que los relea, ya nunca tendré la misma sensación... pero da igual, porque es mejor que las cosas acaben y evolucionen. ¿Cómo hacer entender esto a quien no puede entenderlo? Es mejor sonreir displicentemente y cambiar de tema.

viernes, 20 de julio de 2007

Freitag, Befriedigungslied


Es de las palabras que más me gustan en alemán, porque contiene un juego de palabras con el que estoy más que de acuerdo, porque además de significar viernes (como el salvaje de Robinson; quieicí, como el salvaje que acompañaba a Robinson, aunque Robinson también tenía algo de salvaje) significa literalmente día (tag) libre (frei).

Total, que heute ist Freitag, y me gustan los viernes, que no son nunca un día libre de verdad, pero dejan respirar esa libertad del fin de semana (más o menos). Me gusta no tener que pensar qué me pongo por la mañana, porque como tenemos casual friday, me puedo poner los vaqueros (el otro uniforme, que dirían un par que yo me sé, desconocedores del glamour del vaquero). Por supuesto, a pesar del casual friday, siempre alguna razón por la que deberías haberte puesto piernas, como una conferencia de prensa, pero bueno....

Total, que una tarde por delante, aunque luego no sea una tarde entera de verdad, porque nunca sale una a la hora que debería... pero da igual, porque lo importante es el concepto.

En realidad, mi día preferido de la semana es el jueves, porque pertenezco al grupo humano que disfuta con las preparaciones de las cosas (como la cocina, como leer un libro hasta el último capítulo, como los making off de las películas, como la tarde previa a una fiesta y las horas previas a una obra de teatro), y generalmente, cuando yo tenía horarios regulares y mi vida estaba dentro del túnel, como explica S, los horarios de los jueves eran siempre buenos.

Pero hay que reconocer que una buena tarde de viernes, con 56 horas por delante para hacer lo que quieras. Es más, este fin de semana no tengo ni que hacer la compra. Qué delicia. Y aún más, estoy seriamente considerando conseguir mi copia de Harry Potter esta noche y no hablar con nadie hasta que me la termine (espero que tenga ochocientas páginas por lo menos).

Hm, life is beautiful.

Tengo hasta ganas de cantar. Qué demonios, es freitag, me voy a poner a canturrear mientras cierro la semana laboral, que ha dado para mucho.

lunes, 16 de julio de 2007

Lunes gris


Tengo la sensación de que el cielo gris del día de ayer me acompaña... aunque esta mañana no ha habido nubes, sino que ha lucido el sol traicionero, que ayer me tuvo todo el día esperando para poder empezar mi plan de moreneo juliero (fuera de lugar en época de lluvias, pero obstinado como su planificadora).

Igual tengo la sensación de que fuera está lloviendo y hace frío y la gente está en gabardina, aunque yo vaya en tirantes porque hace calor los lunes en esta oficina. Es un misterio por qué los lunes hace más calor que el resto de días... o a lo mejor no es ningún misterio, a lo mejor ni es verdad, es sólo que nos acaloramos de estar aqui metidos después de un fin de semana de libertad.

Este fin de semana hecho cosas de película. Estuve viendo una idem en inglés con un suizo y un pakistaní (dicho sea de paso, HP5 no está mal, pero claro, ni la sombra del libro...), y entre nosotros hablábamos inglés (como los extranjeros de las películas, que cuando se quedan solos, siguen hablando inglés). Estuve un buen rato hablando con España desde mi terraza como si España estuviera ahí, a quince minutos de coche. Bajé a por el pan y el periódico y no sólo me diluvió, sino que volví con una bolsa de papel de la que asomaba el pan. Hice la compra por internet y me la trajo un señor muy simpático que me explicó que no traía berenjenas porque la única berejena que quedaba en el super estaba toda fea... Estuve cocinando mientras tararebaba canciones, y ahora tengo la nevera llena de comida para esta semana (no más mandarinas)... lo cual quiere decir que algo sucederá para que no pueda comérmela, es la ley de murphy.
Todo iba bien, mi relajación y recuperación de sueño iba viento en popa... me dormí tranquilamente anoche después de leer sobre la conquista de América...

...y por alguna extraña razón, he tenido pesadillas toda la noche. De esas que no dan suficiente miedo como para despertarte, pero si te dejan sin descansar. Y a las cinco de la mañana, me ha despertado algo impreciso, un golpe o un ruido o un algo... y claro, un lunes, si uno llega a la oficina arrastrando los pies... pues le parece gris.

Será una tontería, pero ayer de verdad me apetecía tomar el sol y no pensar en nada. Y au contraire, no tomé el sol y pensé bastante. Sin conclusiones brillantes, que es lo peor. Nunca me han gustado los lunes, de todas formas. Me gustan mucho más los jueves. Y, como dirían en los Cuarenta Principales (que, por cierto, no os he contado que aquí son iguales?), ya sólo faltan tres días para el próximo jueves!!!

Quedan: 5 días para que salga a la venta Harry Potter and the Deathly Hallows.
Quedan: 66 días para la visita más esperada del año (y ya me están preguntando qué meter en la maleta).

viernes, 13 de julio de 2007

Conserve la calma, esto es un simulacro


Llegan buenas noticias desde el viejo continente, me alegro profundamente.
Me imagino sonrisas flotando por ahí, y caras de tonta felicidad.
Mancha de mora...
Y la mejor respuesta a una reaparición... These boots are made for walking, and that's just what they'll do... Me gusta esa canción porque me gustan las canciones despechadas y que marcan nuevos inicios... como Hit the road Jack, I will survive (taaaaaan y tan maaaaal versionada)... y otro montón más que me dedico a tararear obsesivamente y a destrozar bajo la ducha (si, canto cuando estoy en la ducha, y? Me gusta mucho la gente que canta mientras hace cosas porque demuestra un ánimo positivo. Excepto quizá Goose, que canta notablemente mal...).
Supongo que me gustan porque es lo que me entran ganas de hacer cuando realmente me enfado o me canso o las dos cosas a la vez. Y también es por eso que me dedico a hacer fotos de caminos... probablemente, en realidad no soy nada buena en análisis freudiano, a pesar de lo que algunas voces se empeñan en afirmar.

En Guatemala siempre pasan cosas interesantes. El martes pasado, los candidatos presidenciales jugaron un partido de fútbol con los medios de comunicación (y ganó, como era de esperar, el cuarto poder), para "meterle un gol a la desnutrición". No sé cuánto dinero se recaudaría, pero la verdad es que ponía la carne de gallina tanta gente cantando el himno de Guatemala (y ojalá que el quetzal remonte su vuelo más que el condor y el aguila reaaaal)... y también daba un poco de miedo tanta gente pitando a los candidatos que no eran el suyo. Pero fue muy pero que muy divertido. Me pregunto si en España se podría hacer eso... sospecho que no, acabarían a patada limpia mientras el árbitro se dedica a amonestar al único del equipo de los medios que no estaba haciendo nada mal. Pero sería divertido, porque total, la política no es más que un espectáculo... claro, que a los periodistas conocidos, no me los imagino yo jugando al fútbol, por allí renqueando detrás del balón... en fin. Claro, aqui hay diecisiete candidatos, y la campaña es de otro mundo...

Otra cosa interesante ha sucedido hoy. Sabíamos todos que a las 9:18 habría un terremoto de 7.6 frente a las costas de Guatemala. El problema ha sido cuando el simulacro ha comenzado con cinco minutos de retraso, o veintinco de adelanto, según las entidades organizadoras... a partir de ahí, hemos tenido distintos sismos que sucedían a la vez con epicentros distintos... creo que de haber seguido recopilando información, habríamos tenido más damnificados que habitantes... afortunadamente, llegado un cierto momento, hemos dejado de recibir información. Menos mal, era una de las de gaseosa.
¡¡¡Eso sí, ha sido un rato divertido trabajar desde el parking!!!
¡Y esta vez sí que teníamos un oficial que de verdad no hablaba español!

Planes para el fin de semana: dormitar al sol de la piscina cual lagarto (hasta sacaré la lengua de vez en cuando), parando sólo para ir a hacer la compra (esto suena muy divertido, vamos a intentar ir a un sitio nuevo!), y a una barbacoa en la que si puedo, tomaré el sol aún más. También, ver las dos pelis del ciclo de cine peruano que hay montado en mi casa, que siempre que va a haber película, de repente hay una emergencia en la oficina... comprar una agenda que dejar varada hasta el próximo lunes, y averiguar si tengo que reservar para no quedarme sin mi copia de Harry Potter 7. Hm, si no fuera porque ahora mismo tengo planes para salir corriendo a bailar salsa (ya veremos si lo logro), a pesar de mi maltrecho tobillo, me quedaría meditando el final del libro...
¡¡Pero hay que hacer ejercicio!!

La verdad,
queria que me miraras
y que a través de el rio de gente adivinaras que era para ti,
que a traves de todo me reconocieras
La verdad,
queria que detuvieras todo lo demás por algo que viste igual que yo,
al verte supe que algo en tu mirada me estaba llamando.
Ven te voy a mostrar por qué la vida nos puso en el mismo camino,
ven te voy a mostrar por qué estoy convencida que eres mio,
ven te voy a mostrar por qué la vida nos puso en el mismo camino,
ven te voy a mostrar por qué estoy convencida que eres mio.
Convencida que soy la mujer para ti, no me dejes ir...
La verdad,
yo no buscaba nada pero te encontré,
creí haber visto todo pero juro que al verte supe que algo en mi
siempre te estuvo esperando...
ven te voy a mostrar por qué la vida nos puso en el mismo camino,
ven te voy a mostrar por qué estoy convencida que eres mio,
ven te voy a mostrar por qué la vida nos puso en el mismo camino,
ven te voy a mostrar por qué estoy convencida que eres mio.
Convencida que soy la mujer para ti, no me dejes ir... s
oy para ti, lo se,
lo supe desde la primera vez,
quedate conmigo y ven,
¿como te puedo hacer feliz?
ven te voy a mostrar por qué la vida nos puso en el mismo camino,
ven te voy a mostrar por qué estoy convencida que eres mio,
ven te voy a mostrar por qué la vida nos puso en el mismo camino
ven te voy a mostrar por qué estoy convencida que eres mio.
convencida que soy la mujer para ti, no me dejes ir...
Julieta Venegas,
Te voy a mostrar

domingo, 8 de julio de 2007

Una semana más


El surrealismo es un elemento presente en la vida.

Se trata de una mera cuestión de costumbre, porque en realidad ya el hecho de que estemos vivos es bastante extraño, así que no debería asustarnos que pasen cosas raras todo el tiempo. Y sin embargo, como el ser humano necesita que las cosas no cambien, se sorprende profundamente cuando la vida da saltos adelante y atrás...
A mi personalmente me gusta un cierto toque de surrealismo en la vida (de ahí mi profundo amor por Grecia, que es el surrealismo en su justa medida). A veces, sólo algunas veces, cuando el día ha sido especialmente surrealista, me acuesto con la sensación de que, algún día (quizá en un futuro muy muy lejano), me empacharé de surrealismo igual que una vez me empaché de salchichón. Pero todavía no.

Esta semana ha sido, de todas las semanas que llevo en Guatemala, seguramente la más surrealista. Me han montado un ciclo de cine peruano en casa, al que no he podido asistir por haber salido del trabajo a medianoche el día en cuestión, y una princesa de cuento me ha dejado plantada. Todos los intentos de conseguir un sofá cama se han quedado en agua de borrajas, y he podido, por fin después de muchos años, explicar de una forma inteligible que mi mundo se divide en dos planos de realidad, aunque yo no pertenezca a la tripulación del Star Trek. Lo más curioso, es que me han entendido. Incluso yo misma lo he entendido, al verbalizarlo.
En el fondo, me da un poquito de pena... es posible que al explicarlo de manera clara, se rompa el encanto, me vuelva yo definitivamente una persona seria, y deje de buscarme subterfugios para andar siempre en mi irrealidad verosímil.
Así que como resultado de la semana, aquí estoy, con el ordenador plantado en la encimera al lado del fregadero, porque es donde tengo internet en casa, escribiendo una propuesta para una dudosa financiación... por cierto, con un codo rasguñado y una rodilla negra.
Que por qué? Porque por más que yo quiera parecerme a la ambición rubia, lo más que llego es a parecer a Bridget Jones en moreno.

El jueves (día intenso, debía haber una alineación de planetas), iba yo volviendo a la oficina después de comer, cuando de repente, pasaron dos cosas simultáneamente. De un lado, sonó mi teléfono móvil (bueno, como es guatemalteco, se puede considerar que es un celular), y respondí, y mientras decía "¿digame?", me tropecé con mis propios pantalones (¿se puede considerar así que soy una víctima de la moda?)... mi jefe, que era quien llamaba, debió de oír "plaff" del otro lado, porque empezó a preguntarme: "¿qué te pasa?" a lo que ýo, antes muerta que sencilla, le contesté: "no, nada, nada". Claro, cuando llegué ensangrentada a la oficina, se rompió el encanto...
Conclusión, otra semana sin ponerme faldas. A no ser que me dedique a contar que el morado con forma extraña que tengo en la rodilla en realidad es una marca de familia de los Romanov.

Objetivos para la semana que viene:
- Asistir a la segunda sesión del ciclo de cine peruano en mi casa.
- Lograr arreglar el maremagnum de fotos que tengo, y subirlas que las veais un poco al otro lado del mundo.
- Imprimir un par de ellas para decorar mi casa.
- Conseguir un sofá cama.
- Hacer la compra una tarde, tranquilamente.
- Comprarme una agenda, que la mía solo tiene horizonte temporal hasta finales de agosto, y ya tengo planes en septiembre!

Y para que os entretengais, os dejo con la canción que mis amigüitos (mi Excompañera de Piso, la Reina de las Drogas Legales y Mi Muy Mejor Amigo) tuvieron a bien componerme y cantarme, a las tres de la mañana en León (mientras mi estómago se rebelaba... de verdad que la canción me gustó, pero me moría de dolor...). Los dos últimos versos salen a concurso, porque los originales son irrepetibles!!! El premio será un auténtico gallifante guatemalteco!!

(Con la música de Clavelitos)
Mocita te vemos bien,
después de irte a Guatemala,
a ver si sigues aquí,
no te vayas cacho guarra
en la ONU te tratan bien,
pero también en España
y en Madrid aún mejor,
¡no te vayas de tu patria!
Irenita, Irenita, Irenita te pido un favor
no te vayas, no te vayas,
que me partes to el corazón.
Si algún día, Irenita,
a Madrid tú quisieras volver,

____________________
____________________

Ahora que lo pienso, jamás habría pensado que Guatemala rima en asonante con guarra. Qué cosas... La primera propuesta a concurso es:

no te olvides que en Móstoles City
siempre amigos tú vas a tener.

La solución al concurso, a finales de mes... sin deadline, por favor!!!

En medio de todo este surrealismo, y como medio para manejar el stress, he visto dos películas que me han gustado. La vida secreta de las palabras, y The squid and the whale (no me gusta su título en español: Una historia de Brooklyn)... me han gustado, no me han entusiasmado, pero las dos son interesantes. La primera, con la colaboración del Consejo Internacional de Rehabilitación de Víctimas de la Tortura, cuenta una historia triste de una manera peculiar y conmovedora, aunque yo diría que le falta un sólo punto al final, que no os cuento para no estropearla. Se ve el trabajo y se da una imagen del trabajo de este Consejo Internacional, en relación con la frase de Milan Kunder que habreis leído mientras carga mi blog: Ninguna de las injusticias que se cometieron será reparada, pero todas ellas serán olvidadas. Escalofriante, y lo peor, cierto.
De ésta me sorprendió profundamente que agradecen al Exctmo. Ayuntamiento de Móstoles!!! Yo no ví nada en la película que me recordara a Móstoles, lo juro.

The squid and the whale es una película que podría ser un libro, realmente, con muy buenos actores y una caracterización muy clara de los personajes. Un punto de vista del divorcio distinto y más intimista del de Kramer contra Kramer, aunque con algún guiño esporádico. Una fotografía muy buena, eso sí. Nueva York debe ser maravilloso en otoño.

Después de toda esta información variopinta, voy a volver a mi propuesta... con una sonrisa en los labios!!! Por cierto, el viernes por la noche me preguntaron si los que están amontonados en las fotos del calendario que tengo en la pared, son mi familia. Hm... casi casi. Son una pandilla de insorportables a los que echo mucho de menos!!!

Quedan: 73 días para la visita más esperada del año.
Quedan: 14 días para la publicación de Harry Potter and the Deathly Hallows.

martes, 3 de julio de 2007

Alma de bolero en las minas de Moria


Vuelta completa de las vacaciones... con otras vacaciones.

Volví de la piel de toro (más delgada, más alta, más guapa y más relajada de lo que nunca se me ha conocido en Guatemala, a decir de las gentes, cualquiera sabe si es verdad o lo dicen sólo por molestar) y me enteré de que el viernes 29 nos era concedido como festivo por las graciosas Naciones Unidas, porque por aquellos asuntos internacionales de las festividades multiculturales, podíamos elegir entre el políticamente correcto Año Nuevo Maya, o el políticamente incorrecto Día del Ejército... obviamente, elegimos el segundo, no se sabe muy bien por qué razones... pero como la fiesta en cuestión caía en un sábado, pues la hemos trasladado al viernes, en el sumun de la lógica... en conclusión, me encontré con que el 29 era festivo sólo para el sistema (y para los bancos, que también han hecho fiesta hoy, por fastidiar).
Y me dije.... un puente!!! Hay que irse a alguna parte!!!
Así que acabé metida en la selva (en la selva, en la selva), después de un viaje de más de ocho horas, pérdidas incluidas (pérdidas en medio de la selva, claro, porque si no, qué maldita gracia tienen)... con el improbable objetivo de hacer un poco de espeleología por unas cuevas calcáreas llenas de vantanas naturales.
Todo iba prosaicamente bien hasta que llegamos al resort, y comenzó a maravillarme la capacidad de autoengaño de los seres humanos. Allí, en medio de la selva (la selva de la de Tarzán, pero sin Cheetah, y con jaguares en vez de tigres), un francés equívoco llegó y montó un chiringuito con ansias de hotel de cinco estrellas... un oasis de civilización en medio de la vegetación indómita. Cuando el francés se haya cansado de litigar con las comunidades indígenas de alrededor, y de espantar arañas como centollos cada vez que vaya a hacer pis, las lianas y las ikebanas volverán a comerse todo, y será como si nunca hubiera habido allí ningún oasis de civilización.
Nuestro bungalow tenía incluso un saloncito acogedor, con lámparas de bambú gigante (o es el oso panda el que es gigante?) y sofás bien cómodos... me pregunto cuántos centollos de esos le han echado el ojo a los sofás como lugares donde pasar la noche.
Ha sido un fin de semana distinto. una cierta oportunidad de meditar en un momento en el que necesitaba meditar sin tener que llegar a ninguna conclusión especial (de hecho no he llegado a ninguna nueva filosofía de vida), con una buena oportunidad de hacer fotos a pesar de mi ojo derecho fotosensible y molestón, y con una estupenda oportunidad de ponerme en contacto con una naturaleza que parece real sólo cuando uno ve películas.

¿Que qué tal eran las cuevas? Espectaculares, como todas esas veces que la naturaleza se entretiene miles de millones de años en hacer filigranas. Y pensar que tocar una gotita de esas que caen fastidia el trabajo de tanto tiempo al cambiar la acidez del agua... los seres humanos no hacemos más que molestar en este planeta. Las cuevas y su río Escondido, que me hicieron recordar por partes a Viaje al Centro de la tierra (eso, a pesar de lo gordo que me ha caído siempre Julio Verne), y a mis queridas Minas de Moria, en las que tanto miedo pasé cuando aprendía lo que era la lectura implicada de verdad...

El viaje de regreso demostró la verdadera naturaleza de este viaje de fin de semana, que eran sus fines terapéuticos. Para volver a dormir a todos los dragones que se habían despertado en las vacaciones, para volver a calmar las aguas revueltas y para devolver a mi alma un poco del equilibrio que en realidad, nunca tiene durante mucho tiempo. Dormir sin soñar, dormir durante días y años enteros, dormir bajo la luz del sol y bajo la luz de la luna, en un sueño tranquilo y reparador.
Cuando llegué a Guatemala, me encontré con que todo el mundo había decidido, por alguna extraña razón, escribirme a mi móvil español (que aquí nunca llevo encima)...
Hoy, después de que mi día haya sido parecido a otros varios millones de lunes, y a la vez haya sido singularmente diferente, he terminado de volver, volviendo a ir a clase de danza del vientre. Han aprendido muchos pasos mientras yo no estaba... tendré que esforzarme... pero eso, será otro día. Hoy os dejo con un bolero, que en este viaje he oído muchos (algunos de verdad y otros sólo en mi cabeza).

No sé por qué te quiero
será que tengo alma de bolero
tú siempre buscas lo que no tengo
te busco en todos y no te encuentro
digo tu nombre cuando no debo.

No sé por qué te quiero
si voy a tientas tú vas sin freno
te me apareces en los espejos
como una sombra de cuerpo entero,
yo me pellizco y no me lo creo.

Si no me hicieran falta tus besos
me tratarías mejor que a un perro
piensa que es libre porque anda suelto
mientras arrastras la soga al cuello.

Querer como te quiero
no va a caber en ningún bolero
te me desbordas dentro del pecho
me robas tantas horas de sueño
me miento tanto que me lo creo.

Si no me hicieran falta tus besos...

Querer como te quiero
no tiene nombre ni documentos
no tiene madre no tiene precio
soy hoja seca que arrastra el tiempo
medio feliz en medio del cielo.