viernes, 11 de noviembre de 2011

La luz al final del túnel

Me ha encantado esta imagen, y he tenido que compartirla en FB (robos de robos de robos...):


Debido a los recortes presupuestarios, se ha apagado la luz al final del túnel.

A lo mejor es que veo demasiado las noticias, pero tengo la sensación de que últimamente no queda viva ninguna corriente de esperanza; todo problemas financieros sin soluciones (sólo culebrones financieros tomando giros más y más cerrados hacia una dirección tenebrosa), guerras en marcha, guerras que se preparan, desastres naturales...

domingo, 6 de noviembre de 2011

The dionaea house

Una interesante forma de escribir, para los que leéis en inglés...

PS: Creo que los americanos producen terror porque el terror es para ellos lo que para los europeos la historia... siempre hay algo antiguo como el origen de todos los males...

sábado, 5 de noviembre de 2011

Frases a medias

Antes creía que las frases que se quedan a medias se iban a alguna parte. Tal vez a algún misterioso mundo paralelo donde alguien las completaba y tenían consecuencias. Pero no, ahora estoy segura, las frases que se quedan a medias no se van a ninguna parte.

Las preguntas que no se formulan, las hipótesis que no se completan, los interrogantes que no se contestan, se quedan ahí, en medio del aire, se convierten en una materia pesada y se caen al suelo, haciendo un ruido sordo que despierta a los hablantes, para que acto seguido, pasen a otra cosa. Y la vida sigue, por un determinado camino y no por otro. Sin mirar atrás, porque los ysis son demasiado numerosos para considerarlos.

Sólo hay un número determinado de veces para hacer una pregunta, para dar una respuesta, para decir lo que nos pasa por la cabeza. Si no se hace, la oportunidad se queda mustia y reseca sin que se pueda revivir de ninguna manera, jalás.

Sin embargo, esto no me parece suficiente justificación para decirse carpe diem a cada ocasión y cambiar el destino come si niente fosse. A veces, la omisión es un acto voluntario; a veces hay una opción consciente de no terminar la frase a medias. A veces, se toma la decisión de transformar esa frase a medias en la materia de los sueños. Y así, nadie sabe nunca qué hubiera pasado si la frase se hubiera completado.


Me veo como a través de un cristal ahumado, tomando otra decisión, y con el mundo que comienza a girar vertiginosamente. Y entonces abro los ojos y veo que no ha pasado nada, y que el mundo siguen estando donde estaba y sigue su errática trayectoria.

jueves, 3 de noviembre de 2011

Sin propósito

Se me ha pasado el año sin hacer propósitos ni de Año Nuevo ni de nada; se me ha pasado sin sentirlo, entre impresionantes sobrecargas de trabajo y emergencias aún más surrelistas que la dimensión paralela. Ayer era enero y hoy ya hemos comido huesos de santo (unos más que otros, dicho sea de paso).
Quizá este año no estaba pensado para tener propósitos; desde el principio tengo la sensación de que es tiempo prestado de alguna manera; sin comerlo ni beberlo.
Me va a fastidiar mucho si el año que viene se acaba el mundo.

¿Qué propósitos hubiera hecho, de haber podido hacer la reflexión previa necesaria?
Tal vez los mismos de siempre... o tal vez no, porque esto de vivir en el limbo al final me ha atrapado el alma.